Juez federal bloquea el intento de Trump para poner fin al programa DACA

Un juez federal en California dictaminó el martes por la noche que el programa DACAdebe permanecer, por ahora, bloqueando así el intento del gobierno de Donald Trump de septiembre pasado para poner fin al programa.
El juez determinó que el gobierno debe «publicar un aviso público razonable» de que reanudará la recepción de las solicitudes de renovación de DACA.
Eso significa que se ordena reinstaurar la renovación para los jóvenes indocumentados amparados por DACA.

La decisión se produjo tras una demanda contra el Departamento de Seguridad Nacional presentada por los Regentes de la Universidad de California y por Janet Napolitano en su capacidad oficial como presidenta de la Universidad de California. El gobierno Trump anunció la rescisión del programa en septiembre pasado.
El juez William Alsup, del Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Norte de California, dictaminó que «los demandantes han demostrado que es probable que tengan éxito en su reclamo de que la rescisión fue arbitraria y caprichosa» y debe ser anulada por la ley federal llamada Ley de procedimientos administrativos.
El juez dijo que un mandato nacional era «apropiado» porque «nuestro país tiene un gran interés en la aplicación uniforme de la ley y la política de inmigración».
«Los demandantes han establecido daños que van más allá de los límites geográficos del Distrito Norte de California. El problema afecta a todos los estados y territorios de Estados Unidos».

Sanciones petroleras de EEUU a Venezuela son menos probables por preocupaciones con suministro

La Casa Blanca ha suspendido, al menos temporalmente, las discusiones sobre sanciones a Venezuela, debido en parte a preocupaciones de que reducir el suministro de petróleo afectaría a los estadounidenses que batallan con la devastación causada por los huracanes Harvey e Irma, según dos fuentes familiarizadas con el asunto.
“La Casa Blanca quiere apretarle la tuerca a Maduro, pero no a costa de los conductores en Estados Unidos”, dijo un ex funcionario del Consejo de Seguridad Nacional familiarizado con el tema.
Según dos altos funcionarios federales, el equipo de Trump quiere ver cómo la última ronda de sanciones afecta a Caracas. Y antes de imponer sanciones al sector petrolero venezolano, Washington también necesita determinar cómo ello afectaría a los consumidores de gasolina y al sector del crudo en Estados Unidos, que todavía no se ha recuperado del impacto de Harvey e Irma.
“Estamos al tanto de la situación”, dijo el alto funcionarios del efecto de los huracanes en los suministros petroleros. “Lo que tenemos que observar es cómo las refinerías de la región responden a los daños y qué significa eso para los precios en Estados Unidos”.
Washington aumentó la presión sobre Venezuela el mes pasado con las penalidades más fuertes impuestas desde que el presidente Nicolás Maduro impuso una nueva Asamblea Constituyente que le robó la autoridad a los legisladores elegidos democráticamente.
Las sanciones más recientes bloquearon la capacidad de Venezuela de pedir préstamos a instituciones estadounidenses y prohibieron que Citgo, la filial estadounidense del monopolio estatal petrolero PDVSA, enviará dividendos al país.
El gobierno del presidente Trump ha prometido que seguirá aumentando la presión sobre Caracas hasta que el gobierno venezolano restaure algunas instituciones democráticas. Los asistentes del presidente le han formulado “un mapa de ruta” con opciones que incluyen más sanciones individuales y otras medidas para estrangular la economía venezolana. Dentro del gobierno en Washington esto se ve como maniobras que pueden aplicarse individualmente hasta que Washington tenga pruebas de que Maduro cumple las exigencias de sus vecinos.
“No estamos contentos con la situación en Venezuela”, dijo el alto funcionario del gobierno. “Nuestro objetivo es restaurar la democracia. Eso lo hemos dejado en claro”.
Pero hasta el momento, Trump no ha aplicado la llamada “opción nuclear”, las sanciones al sector petrolero venezolano que pudieran cerrar a Caracas el acceso a su principal fuente de efectivo, que necesita desesperadamente en medio de una fuerte crisis económica y humanitaria.
Eso se debe en parte a que funcionarios de la Casa Blanca quieren dar a la última ronda de sanciones algún tiempo para afectar a Maduro. Los funcionarios están observando con particular detalle si Venezuela puede cumplir una fecha tope a corto plazo para el pago de unos $4,000 millones en deuda, suma que Caracas no tiene en activos líquidos.
“No hay razón para tomar medidas ahora”, dijo un asesor económico familiarizado con los planes de la Casa Blanca.
Los huracanes Harvey e Irma –y su impacto sobre la industria petrolera estadounidense y el precio de la gasolina que enfrentan los consumidores– sirvieron para fortalecer la opinión en el gobierno de que no es el momento para aplicar sanciones al sector petrolero venezolano.
“La Casa Blanca estaba dispuesta a soportar un aumento ligero en el precio de la gasolina, pero los huracanes cambiaron la situación”, dijo el ex funcionario del Consejo de Seguridad Nacional.
Cuando Harvey golpeó en Texas, afectó la industria petrolera al impedir el atraque de varios tanqueros que esperaban para descargar cientos de miles de barriles de crudo, lo que demoró su llegada a las refinerías en la Costa del Golfo, que representa el 25 por ciento de la producción de gasolina del país.
“Cerrar el acceso al crudo venezolano al mismo tiempo que estas refinerías están fuera de servicio tendría un impacto muy fuerte”, dijo Scott Modell, director gerente del Rapidan Group, un grupo asesor en materia de energía.
Estados Unidos importa unos 700,000 barriles diarios de petróleo pesado de Venezuela. Aproximadamente 30 por ciento de la producción de gasolina quedó eliminada debido al huracán Harvey. Así que cerrar el acceso al crudo venezolano importado obligaría a las refinerías a remplazarlo con petróleo de otros lugares más lejanos, como Arabia Saudita.
Francisco J. Monaldi, experto en el sector petrolero venezolano en la Universidad Rice en Houston, dijo que los huracanes crearon una “prohibición de facto de exportación” del crudo venezolano. Durante al menos algunas semanas, el gobierno estadounidense puede observar cómo Caracas responde a no poder enviar tanto crudo a las refinerías estadounidenses.
“Tendrán que tomar decisiones muy difíciles, y el cierre de la producción en algunos campos pudiera ser devastador si no se hace correctamente”, dijo Monaldi. “En algunos casos, si se cierra la producción, es complicado reanudarla”.

Con información de El Nuevo Herald

Protegidos por DACA pueden estar tranquilos en los próximos 6 meses

El presidente, Donald Trump, dijo este jueves a los jóvenes indocumentados conocidos como “soñadores” y protegidos de la deportación por DACA que no deben preocuparse por su estatus en los próximos seis meses, el plazo dado al Congreso para buscar una alternativa a ese plan migratorio.
“Para aquellos (DACA) que están preocupados por su estatus durante el periodo de 6 meses, no tienen nada de qué preocuparse. ¡Ninguna acción!”, comentó Trump en su cuenta personal de la red social Twitter.
Así, el mandatario dio a entender que su Gobierno no tomará ninguna medida o acción contra los beneficiarios de DACA en el plazo de seis meses que ha dado al Congreso para buscar una alternativa legislativa a ese programa migratorio, promulgado por orden ejecutiva por el entonces presidente, Barack Obama, en 2012.
Gracias a DACA, unos 800,000 jóvenes indocumentados han podido frenar su deportación, obtener un permiso temporal de trabajo y, en algunos estados, una licencia de conducir. Sin embargo este programa es un limbo que no da solución de regularización alguna para protegidos.
Este martes, el Gobierno de Trump anunció el fin de DACA, pero la suspensión del programa no entrará en vigor hasta el 5 de marzo de 2018, periodo en el que el Congreso, el único con poder para cambiar el sistema migratorio en EEUU, debe encontrar una solución para regularizar la situación de los jóvenes indocumentados, conocidos como “soñadores” (dreamers).

Horas después del anuncio del fin de DACA, Trump apuntó en un tuit que “revisará” el programa que protege a los “soñadores” si el Congreso no actúa en el plazo dado de seis meses.

Además, el presidente ha dicho que espera que el Congreso actúe en favor de los “soñadores” en el plazo fijado.
“Realmente creo que el Congreso quiere ocuparse de esto (DACA)”, comentó el miércoles Trump a los periodistas a bordo del Air Force One, donde mencionó específicamente su interés y el de los líderes demócratas en el Capitolio, el senador Chuck Schumer y la legisladora Nancy Pelosi, en que “algo suceda” al respecto.
Los demócratas están unidos en el Congreso en defensa de una ley que solucione la situación de los “soñadores”, pero entre los republicanos hay un grupo numeroso opuesto a regularizar a cualquier inmigrante indocumentado.

Trump anuncia los "recortes de impuestos más grandes de la historia" de EE.UU.

El presidente de Estados UnidosDonald Trump, se comprometió hoy a hacer los «mayores» recortes de impuestos de la historia de su país tras haber sorteado el escollo del presupuesto para el año fiscal 2018, que el Senado aprobó anoche.
En su cuenta de la red social Twitter, Trump habló hoy de la aprobación del presupuesto para el año fiscal 2018 (del 1 de octubre de 2017 al 30 de septiembre de 2018) y aseguró: «¡Esto ahora nos permite aprobar los mayores recortes de impuestos (y reforma), que serán los más grandes de la historia de nuestro país!».
Ahora, el Gobierno de Trump espera aprobar antes de que se cierre el año su reforma tributaria, delineada el 27 de septiembre pasado por la Casa Blanca y líderes republicanos y que propone, entre otras medidas, reducir la tasa impositiva a las empresas desde el 35 % al 20 %.
La aprobación de esa reforma fiscal será más fácil después de que el Senado de EE.UU. aprobara anoche un presupuesto de cuatro billones de dólares para el año fiscal 2018.
El visto bueno al presupuesto se produjo con 51 votos a favor, todos los republicanos, y 49 en contra, cifra que incluye a los demócratas y al senador ultraconservador Rand Paul, que criticó el presupuesto al considerarlo un gasto demasiado elevado.
ABC.es

Trump suspende temporalmente Ley Jones para facilitar ayuda a Puerto Rico

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, autorizó el jueves una exención de la Ley Jones para facilitar la ayuda a millones de damnificados en Puerto Rico tras el paso del huracán María.
«Estará en efecto de inmediato», dijo la vocera presidencial, Sara Sanders, en un mensaje en su cuenta de Twitter, en el que indicó que la medida se adoptó en respuesta a una solicitud del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló.
Gran parte de ese territorio de Estados Unidos carece de electricidad y servicios básicos una semana después de que el huracán María azotara la isla como un huracán de categoría cuatro.
Los políticos, que han pasado mucho tiempo en Puerto Rico desde la tormenta, como el senador de Florida Marco Rubio y la representante de Nueva York Nydia Velázquez, habían instado al gobierno de Trump a tomar todas las medidas disponibles para ayudar a más de 3 millones de ciudadanos estadounidenses.
“Nuestro método convencional para responder a una tormenta requiere que el gobierno federal de alguna manera se conecte con la respuesta a la emergencia que ya existe… y trabajar a través de ellos para distribuir la ayuda”, dijo Rubio.
“Ese modelo probablemente no funcionará tan bien, de hecho no creo que funcione en la situación en Puerto Rico”.
Rubio dijo que se necesitan cinco días para que los suministros lleguen a Puerto Rico desde Miami en barcazas, y siete días para que lleguen desde Jacksonville, lo que dificulta la obtención de los suministros médicos necesarios y de ayuda rápida. Puerto Rico está a 1,000 millas de Miami, mientras que países como la República Dominicana y Jamaica están más cerca.
Trump había reconocido que la situación en Puerto Rico era seria y que no había una solución fácil.
“Ese lugar fue destruido”, dijo Trump el miércoles. “No se trata de ‘vamos a secar el agua. Vamos a hacer esto o aquello’. Esa es una situación realmente difícil. Me siento muy mal por esas personas”.
La suspensión de la ley permitiría a los buques extranjeros ayudar en el esfuerzo de ayuda de Puerto Rico. La Ley Jones –que requiere que el trasiego de mercancías entre puertos de Estados Unidos sea hecho por buques que sean propiedad y estén operados por Estados Unidos– fue suspendida en Texas después del huracán Harvey y en Florida después de Irma para permitir un suministro de combustible más eficiente.
“Eso es crítico, particularmente para el combustible”, dijo el gobernador de Puerto Rico Ricardo Rosselló a CNN. “Una de las consideraciones ahora es la necesidad prioritaria de obtener combustible, diesel, gasolina, en toda la isla. En este momento tenemos suficiente combustible. Estamos limitados por la logística de transporte, pero en algún momento, por supuesto, conseguir combustible en la isla va a ser crítico para que podamos tener las principales funciones de telecomunicaciones, hospitales, agua, para funcionar adecuadamente”.
Ayuda a damnificados de Miami Dade o conviértete en voluntario aquí.
Fuente Miami Herald