¿Cómo afecta a un indocumentado no hacer su declaración de impuestos?

¿Cómo afecta a un indocumentado no hacer su declaración de impuestos?

Cada caso es distinto y las respuestas varían según el historial migratorio de cada persona.

Un abogado de inmigración respondió una serie de preguntas hechas por usuarios de Univisión. Por favor consulten con un abogado de inmigración para recibir asesoría legal personalizada antes de comenzar cualquier trámite.

He vivido y trabajado ilegalmente en los Estados Unidos desde el 2015. Me han pagado en efectivo y no he presentado una declaración de impuestos. ¿Esto me afectaría cuando aplique para la residencia permanente? –Fernando A.

Si trabajas y ganas cierta cantidad de dinero y no presentas tu declaración de impuestos podría afectarte si algún día tratas de someter una solicitud de residencia permanente o ciudadanía de Estados Unidos.

Por ley, ciudadanos, extranjeros residentes (resident aliens) y extranjeros no-residentes (non-resident aliens) de Estados Unidos tienen la obligación de  presentar una declaración de impuestos al Servicio de Impuestos Internos (IRS, siglas en inglés) dependiendo en la cantidad de sus ingresos, su estado civil, edad y algunas otras condiciones.

Para el año 2018 por ejemplo, el IRS requiere que personas solteras, menores de 65 años con ingresos de $12.000 o más dólares presenten una declaración de impuestos.

Si a una persona le corresponde presentar una declaración de impuestos y no lo hace, puede ser sujeto a sanciones civiles y penales, incluyendo multas y hasta encarcelamiento.

Personas indocumentadas que entran dentro de los parámetros de ingresos y condiciones pautados por el IRS también tienen que presentar una declaración de impuestos. El Gobierno considera que inmigrantes indocumentados están ganando dinero en el país, pero al vivir aquí, están haciendo uso de escuelas públicas para sus hijos, hospitales, carreteras, servicios de protección ciudadana como policía y bomberos y otros beneficios. Por lo tanto, les corresponde pagar su parte de contribución tributaria anual para cubrir estos gastos.

Como los indocumentados no tienen un número de seguro social, pueden presentar su declaración usando un Número de Identificación Personal del Contribuyente, conocido como el ITIN, por sus siglas en inglés. El IRS emite el número, que solamente sirve para presentar una declaración de impuestos y no para trabajar legalmente en los Estados Unidos.

Es de suma importancia que toda persona que tiene que declarar impuestos lo haga. Esto evita tener problemas con el IRS.

El no declarar impuestos también podría descalificar a personas que buscan hacerse residentes permanentes o ciudadanos de Estados Unidos, ya que bajo ciertas circunstancias, no hacer los impuestos podría considerarse mala conducta moral. Y esos trámites requieren comprobar que tienen una buena conducta moral para que sean aprobados.

Es recomendable que consulten con un contador que tenga licencia y experiencia para determinar si tienes que presentar una declaración de impuestos para cada año que han trabajado en los Estados Unidos. El contador también te puede ayudar a obtener un ITIN si lo necesitan.

Asegúrense de guardar copias de todas las declaraciones de impuestos que hagas. Estos documentos te ayudarán a demostrar que has pagado tus impuestos y el tiempo que has vivido en los Estados Unidos.

Cortesía Univisión

“Nadie dispara, esto es una entrega”: radiotransmisión de la policía venezolana confirma que Óscar Pérez fue capturado con vida

“Nadie dispara, esto es una entrega”: radiotransmisión de la policía venezolana confirma que Óscar Pérez fue capturado con vida

El audio revela que, entre las 11:15 y las 11:42 de la mañana del 15 de enero, el piloto rebelde y su grupo negociaron su rendición con el militar a cargo de la captura. Dos horas más tarde, sus cadáveres llegaron a la morgue de Caracas, todos con disparos en la cabeza.
(Este informe fue elaborado con base en las indagaciones realizadas por periodistas en Caracas que, por razones de seguridad, no pueden firmarlo).
Una radiotransmisión entre los cuerpos policiales de Venezuela que participaron la mañana del 15 de enero en el operativo de captura del piloto alzado Óscar Pérez y seis de sus compañeros confirma que los rebeldes fueron capturados con vida, luego de negociar su entrega con el comandante de la operación, el mayor de la Guardia Nacional Rafael Bastardo.
Sin embargo, dos horas después de estas comunicaciones, Pérez y las seis personas que le acompañaban ingresaron muertas en la morgue de Caracas. La causa de muerte de los siete fue un disparo en la cabeza, según mostraron las actas de defunción entregadas a sus familiares. Todo parece indicar que fueron ejecutados cuando ya estaban rendidos.
Óscar Pérez, de 36 años, era inspector y piloto de la policía científica de Venezuela. En junio de 2017, lanzó granadas sonoras desde un helicóptero de la policía sobre la sede del Tribunal Supremo de Justicia y llamó a la rebelión contra el gobierno de Nicolás Maduro. Desde entonces, las fuerzas de seguridad lo buscaban para apresarlo y el 15 de enero dieron con su escondite, gracias a una delación.
El operativo para lograr su captura comenzó entre las 4:00 y las 4:30 de la madrugada del día 15. El audio filtrado a Univision Noticias por fuentes policiales ligadas a la operación fue grabado entre las 11:15 y las 11:42 de la mañana de ese mismo día y tiene una duración de 17 minutos. Ya a esa hora las fuerzas de seguridad habían tomado el control de la casa –ubicada en la zona montañosa de El Junquito, a unas 15 millas de Caracas– donde se escondían Pérez, cinco de sus compañeros alzados y la esposa de uno de ellos.
Durante los cinco primeros minutos de comunicaciones, quienes participan en la conversación reiteran la orden de no disparar e informan en 10 oportunidades que tienen pleno control de la situación y que negocian con los rebeldes, cara a cara, su rendición.
El mayor de la Guardia Nacional Rafael Bastardo, comandante de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la PNB, lideraba las acciones. En el segundo 00:49 del audio, el mayor se identifica de manera escueta e informa que está ubicado en las afueras de la casa: “Mayor Bastardo, desde afuera”, dice.

En la Operación Gedeón, como la llamó el gobierno v...
En la Operación Gedeón, como la llamó el gobierno venezolano, se utilizaron una tanqueta, dos blindados y un helicóptero, además de lazacohetes rusos RPG. Univision Noticias

A partir del minuto 2:29, Bastardo y los hombres que le acompañan utilizaron las siguientes frases para describir la situación: “Se está negociando, nadie dispara. Hay cuatro comandos adentro y los demás estamos en toda la entrada, nadie dispara”. “Nadie dispara, nadie. Ni los que estamos aquí en la casa, nadie dispara, nadie. Esto es una entrega”. “Nadie dispara que estamos en el momento más difícil porque tienen una granada y estamos aquí dentro de la casa. Estamos frente a frente, aquí nos podemos morir todos”.
En ese momento, la casa se encontraba rodeada por unos 500 hombres de cuatro cuerpos de seguridad –la Fuerza de Acciones Especiales (FAES), uno de los grupos tácticos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB); la Guardia Nacional Bolivariana (GNB); la Dirección General de Contra Inteligencia Militar (DGCIM); y el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin)– además de grupos parapoliciales al servicio del gobierno, conocidos en Venezuela como ‘colectivos’.
Los funcionarios, armados con fusiles, 20 cohetes rusos RPG, un tanque y dos blindados, continuaban disparando contra la casa a pesar de las órdenes dadas insistentemente por radio. En ningún momento de la grabación se habla de un enfrentamiento con Pérez y su grupo, ni se reportan disparos de su parte en ese lapso de tiempo. Tampoco mencionan que alguno de los sospechosos hubiese fallecido como consecuencia del ataque a la casa.
A partir del minuto 4:33 de la grabación obtenida por Univision, oficiales que participan en las comunicaciones identidican al mayor Bastardo con el código de Alfa 6 y describen las negociaciones en los siguientes términos: “Hay una negociación con Alfa 6 (mayor Bastardo), hay una negociación con Alfa 6, nadie dispara. Alfa 6, se están entregando a Alfa 6”. “El ciudadano Alfa 6 mantiene negociación con los cinco-ocho (sospechosos). Nadie dispara, nadie dispara”. “Ya tomada, ya tomada la vivienda. Ya tomada la vivienda por los compañeros. Transmitiendo todo a la superioridad que es lo que hay en la vivienda”.
Casi tres horas después de las conversaciones reflejadas en la grabación, todos los rebeldes estaban muertos: Óscar Pérez, inspector de policía y piloto; José Alejandro Díaz Pimentel, exfuncionario de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim); Abraham Israel Agostini, comerciante y exfuncionario de la policía del estado Aragua; Abraham Lugo, exfuncionario de la Guardia Nacional; Jairo Lugo, exfuncionario de la Guardia Nacional y hermano de Abraham; Lisbeth Ramírez, esposa de Jairo Lugo; yDaniel Soto, estudiante de periodismo.

Familiares y activistas de derechos humanos pedían a las puertas...
Familiares y activistas de derechos humanos pedían a las puertas de la morgue de Caracas que los cuerpos de los rebeldes muertos fueran entregados a los familiares. Univision Noticias

Los siete cadáveres llegaron aproximadamente a las 2:00 de la tarde a la morgue de Caracas, ubicada a más de una hora por carretera del lugar del suceso. Las actas de defunción entregadas a sus familiares tres días más tarde señalan que la causa de muerte en todos los casos fue un disparo en la cabeza: “traumatismo craneoencefálico severo, herida por arma de fuego disparada en la cabeza”, dicen literalmente los documentos. Esas actas forman parte del sumario de la investigación que está realizando la Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositoria, sobre los eventos del día 15 de enero.
El gobierno venezolano tardó 24 horas en confirmar la muerte de Pérez y su grupo, y en ofrecer información oficial acerca de la operación.

Horas de negociación

Antes de que las fuerzas de seguridad allanaran su escondite, Óscar Pérez y sus acompañantes grabaron una veintena de mensajes de video y audio que distribuyeron de inmediato a través de sus cuentas de Twitter e Instagram o enviaron a sus familiares a través de la red social Whatsapp, en los que describían el estado de sitio.
“Aquí nos encontramos en la carretera nueva de El Junquito. Estamos negociando. No queremos hacer frente a los funcionarios”, dijo Pérez en el primero de 14 videos, grabado a 6:46 de la mañana.
En los videos siguientes, Pérez reconocía que estaban rodeados y manifestó su intención de entregarse a las autoridades junto a sus acompañantes, luego de exigir algunas garantías para su vida, como la presencia de fiscales y periodistas.
En sus últimos mensajes, publicados a las 9:25 de la mañana, Pérez describe con el rostro ensangrentado que los ataques contra la casa arreciaron y que algunos de sus compañeros se encontraban heridos. «Nos están disparando con lanzagranadas, francotiradores, dijimos que nos íbamos a entregar y no quieren dejar que nos entreguemos, nos quieren asesinar», decía.

“Necesitamos los nombres de los heridos”

Durante la Operación Gedeón, bautizada así por el gobierno venezolano, también murieron dos policías –Heiker Vásquez y Nelson Chirinos Cruz– y otros seis sufrieron heridas de bala durante un supuesto enfrentamiento con los rebeldes que habría ocurrido a primeras horas de la mañana.
Durante los 12 últimos minutos de la grabación filtrada a Univision Noticias, los funcionarios piden por radio información acerca de los heridos y los fallecidos que fueron trasladados al hospital de Caracas más cercano, el hospital Pérez Carreño.
“Repíteme el número del que está con Heiker, el número, el número”, dice una de las voces de comando, refiriéndose a Heiker Vásquez, líder del ‘colectivo’ Tres Raíces, fallecido durante la operación. Vásquez a su vez servía como agente de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) bajo el nombre de Andriun Ugarte; cuando el ministro venezolano de Interior y Justicia, Néstor Reverol, informó de su muerte lo hizo utilizando este último nombre, que resultó ser falso.

Un grupo comando del FAES, grupo de acciones especiales de la Policia Na...
Un grupo comando del FAES, grupo de acciones especiales de la Policia Nacional Bolivariana, llega a El Cujicito, donde Óscar Pérez y seis integrantes de su grupo se atrincheraban. Univision Noticias

“Vayan haciendo la lista ahí, la lista de los funcionarios heridos y fallecidos, Alfa 1 lo requiere, ahí con todos los nombres los heridos en el Pérez Carreño y los fallecidos, por órdenes de aquí”, dice otra voz unos segundos antes de que finalice el audio filtrado. De acuerdo a fuentes policiales de Venezuela consultadas por Univision, todos los códigos Alfa corresponden a los altos comandos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y en este caso, Alfa 1 es el director de la PNB, el general de brigada Antonio Pérez Ampueda.
El gobierno venezolano ha ofrecido versiones parciales y contradictorias acerca de las circunstancias en las que estos funcionarios fueron abaleados. Según dijo el presidente Nicolás Maduro el mismo día 15, durante una alocución ante la Asamblea Nacional, los policías “fueron acribillados con tiros en la cabeza”.
En cambio, el segundo hombre fuerte del chavismo, Diosdado Cabello, dijo durante su programa de televisión transmitido el 17 de enero que Vásquez murió de un disparo en el pecho. “Heiker fue a hablar dos veces con ellos para que se entregaran (…) Cuando Heiker se bajó del carro su mismo amigo, Díaz Pimentel lo asesinó de un tiro en el pecho”, dijo Cabello y mencionó que dos policías fueron heridos con granadas lanzadas desde la casa.
Durante los últimos segundos de la grabación, una voz ordena que abran el paso a los forenses hacia la zona donde se encuentra la casa. “García, baja ahí en una moto e indica ahí en la parte baja que dejen pasar al Director Nacional de Medicatura Forense (Senamecf)”, dice. A esa hora, sin embargo, todos los heridos que se habían reportado ya estaban siendo atendidos en el hospital.
Escucha el audio aquí. 
FUENTE: Univision Noticias

Univision lanza ‘Inmigración, las nuevas reglas’, una guía para permanecer legalmente en EEUU

La guía de inmigración de Univision incluye puntos clave para entender procesos migratorios, y explica qué cosas debe evitar un extranjero para que no le nieguen un trámite y no pierda sus derechos de permanencia en Estados Unidos.
Univision, conjuntamente con Univision Enterprises y Penguin Random House Grupo Editorial, lanzaron ‘Inmigración, las nuevas reglas’, una guía informativa sobre lo que deben saber los inmigrantes para vivir y permanecer legalmente en Estados Unidos.
El libro explica, en un lenguaje sencillo y acompañado de gráficos, cómo funciona el sistema migratorio estadounidense, y también los cambios que se han registrado desde el 20 de enero, cuando el presidente Donald Trump llegó a la Casa Blanca y desarrolló una dura política que ha puesto a los 11 millones de indocumentados al borde de la deportación.
El tema migratorio se encuentra instalado en el debate nacional. Pero no con la idea de resolverlo positivamente o modernizar el sistema regulado por la ley de inmigración de 1965, sino para señalar a los indocumentados de ser los causantes de problemas como el desempleo, la violencia, el tráfico de drogas, la inseguridad o la amenaza del terrorismo.
El discurso vigente, y las medidas implementadas por el gobierno, han generado un clima de incertidumbre. Comenzando por las órdenes ejecutivas del 25 de enero de 2017, que impusieron nuevas reglas del juego, la administración de Trump fijó otras prioridades de deportación, introdujo nuevos requisitos que hacen más difícil la entrada de viajeros de algunos países de mayoría musulmana y afectó el flujo de personas que entran al país con una visa, entre otros.
‘Inmigración, las nuevas reglas’ destaca además que, sin que el Congreso haya actuado, el lenguaje de Trump cambió el escenario causando alarma en la población inmigrante. Fue esto lo que llevó a los autores, Armando Olmedo (vicepresidente y abogado consejero de Univision Communications, Inc, UCI) y Jorge Cancino (periodista Editor Principal de Inmigración de Univision Noticias) a reflexionar y analizar en profundidad el sistema de inmigración estadounidense.
Una de las principales conclusiones fue que la comunidad inmigrante puede tener una mejor idea de qué esperar de la Ley de Inmigración, “si conocemos el sistema y navegamos a través de él, y compartiendo nuestros conocimientos con los lectores”.
Los autores señalan además que, a pesar de los discursos, las amenazas de redadas y deportaciones masivas, el sistema migratorio imperante permite que sigamos siendo una nación generosa, incluyente, respetuosa del extranjero (tenga papeles o no), del que está aquí, del que vendrá mañana con una visa, en los meses venideros, el año que viene, antes o después de la reforma migratoria.
La información empodera y proporciona recursos para luchar por el respeto de nuestros derechos y apaga los discursos de odio. Pero, principalmente, el conocimiento fortalece y coloca a la comunidad inmigrante en una posición de ventaja sobre el odio y la agresión.
La guía de Univision ‘Inmigración, las nuevas reglas’ revisa brevemente lo que ha sucedido en los últimos años con los procesos de asilo y refugio, explica los fracasos en la discusión sobre reforma migratoria, analiza las nuevas prioridades de deportación, responde interrogantes y miedos y, sobre todo, explica cómo funciona el sistema para un gran número de las distintas visas de entrada al país, tanto de no inmigrante como de inmigrante.
También agrega puntos clave para entender procesos y explica qué cosas debe evitar un extranjero para que no le nieguen un trámite y no pierda sus derechos de permanencia en Estados Unidos.
‘Inmigración, las nuevas reglas’ está disponible el AmazonBarnes & NobleBooks & BooksTargetWalmart y también en librerías locales.
Para escuchar la entrevista al editor haz click aquí. 

Petición de asilo de venezolanos en EEUU aumentó siete veces desde 2013

Petición de asilo de venezolanos en EEUU aumentó siete veces desde 2013

Por Tamoa Calzadilla #UnivisionDataviz @tamoac
Gráficos: Unidad de Infografía de Univision

Tras los hechos suscitados en Venezuela en febrero de 2014, fecha en la que se desató una jornada de protestas que se prolongó por cinco meses, con un saldo de 43 muertos, el gobierno de los Estados Unidos llegó a recibir 2,939 peticiones venezolanas de asilo político. 

Desde ese año, las solicitudes de protección de venezolanos en Estados Unidos se incrementaron 600%. En 2013, se registraron 855 peticiones. El año siguiente aumentaron a 2,939 y las cifras parciales de 2015, hasta noviembre, alcanzaban ya 6,013 solicitudes.

La cifra mensual de solicitudes venezolanas a Estados Unidos, pasó de 92 en febrero de 2014, a 900 en noviembre de 2015, según muestran los registros de la Oficina de Servicios de Ciudadanía e Imigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés), que analizó la unidad de Datos de Univision.

La estampida venezolana comenzó justo cuando empezó a arreciar la represión del gobierno de Maduro contra sus opositores, en febrero de 2014.
Cuando el movimiento disidente decidió salir a la calle a manifestarse, Venezuela ingresó al ránking de los 10 países que más solicitan asilo en suelo estadounidense, que mantiene USCIS.

Datos generales del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) muestran que 2014 fue el año en el que más venezolanos (12,795) pidieron protección en otros países, desde 1969, cuando comienzan los registros.

En el año 2000, ese organismo documentó 643 peticiones.

Pasó de anfitriona a huésped

Los números de Acnur revelan que Venezuela no cuenta con una historia de vieja data en materia de emigración. Por el contrario, el país se caracterizó por acoger inmigrantes de la postguerra europea, un flujo constante de colombianos y a quienes huyeron de las dictaduras suramericanas, en los años 70.
Antes de 2014, el número de venezolanos que buscaba asilo era bajo con respecto a otros países latinoamericanos como Colombia, México, El Salvador o Guatemala. La primera petición que registra Acnur data de 1991 y fue de una sola persona. Esa cifra creció hasta superar las 1,000 peticiones anuales en 2002, justo cuando se intensificó la tensión política entre el gobierno de Hugo Chávez y la oposición.

La ola de protestas y la migratoria

La Organización No Gubernamental Foro Penal Venezolano, contabilizó más de 3,700 detenciones en Venezuela solo en 2014. De los detenidos, 31 siguen tras las rejas. Pero, en total, se tiene registro de 78 presos políticos, incluyendo al líder opositor, Leopoldo López.

Más de 2,000 personas salieron de la cárcel con medidas que los silenciaron, ya sea prohibición de uso de redes sociales, limitaciones al libre tránsito u orden de casa por cárcel.

Ante esta realidad, algunas víctimas y sus familias optaron por salir del país y buscar protección. Estados Unidos es su primera opción y le sigue Canadá.

El caso del estudiante Marco Aurelio Coello, procesado con la causa de Leopoldo López, es otra de las historias que engrosa la lista. Pero también la de su victimario, Franklin Nieves,uno de los fiscales que lo acusó y que luego de tocar suelo estadounidense confesó que el proceso legal fue una farsa y solicitó asilo.

Huyen de la violencia y la impunidad

Diego Arcaná García no sabe a cuál cuerpo policial pertenece el funcionario que le disparó. Pero el proyectil le provocó cinco fracturas en el globo ocular y un hematoma cerebral que lo mantuvo en Terapia Intensiva. Requirió dos intervenciones quirúrgicas, con cirugía plástica incluida. Luego vinieron las amenazas, que finalmente lo expulsaron del país.

“Como yo puse la denuncia en la clínica, cuando los fiscales fueron a interrogarme, querían que asistiera a la sede del Ministerio Público a una ronda de reconocimiento a policías. Yo me negué, porque uno sabe bien que en Venezuela si haces eso, o te desaparecen o te mueres”, narró a Univision Noticias.

El joven afirma que oficiales de Policía rodeaban la casa donde vivía solo con su madre, llamaban por teléfono a cualquier hora y lo seguían. “Un buen día mi mamá me compró el pasaje y me dijo que saliera. Dejé todo y me vine”.

El abogado venezolano, Julio Henríquez, preside en Boston, Massachusetts, la organización Refugees Freedom Program, una entidad que ayuda a los ciudadanos de ese país a gestionar sus solicitudes de asilo político en Estados Unidos.

“El aumento de venezolanos aplicando por asilo político es alarmante. Nosotros creemos que este número de venezolanos seguirá creciendo. Creemos que tienen que ser atendidas, desde el punto de vista legal y humanitario”, dijo.

Lea también:

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE EL ASILO POLÍTICO.