«Si ya cumplí con la Ley del Castigo, ¿cuándo puedo volver a EEUU?» Respondemos tus preguntas de inmigración

«Si ya cumplí con la Ley del Castigo, ¿cuándo puedo volver a EEUU?» Respondemos tus preguntas de inmigración

Entre las exigencias para que le aprueben un perdón, se cuenta que el inmigrante debe cumplir con los requisitos de admisibilidad a Estados Unidos. Los crímenes graves lo pueden descalificar inmediatamente.

La denominada Ley del Castigo sanciona hasta con 3 años fuera a los inmigrantes que han vivido más de 180 días indocumentados en Estados Unidos o por 10 años si la presencia ilegal pasó de los 365 días. ¿Qué ocurre después de cumplido el correctivo? ¿Pueden regresar? ¿Qué trámite deben hacer?

¿Puede regresar un deportado?

El usuario identificado con el nombre de Estéfano dice que su papá fue castigado con la Ley de los 10 años por permanencia indocumentada en Estados Unidos y ya cumplió la pena. “¿Puede subirse a un avión y colar inmediatamente de regreso?”, pregunta.

El abogado Ezequiel Hernández, quien ejerce en Phoenix, Arizona, y colabora frecuentemente con Univision Noticias, dice que en este tipo de casos “lo primero es probar que el inmigrante haya cumplido el castigo fuera del territorio de Estados Unidos”.

“Enseguida hay que verificar por qué castigaron a la persona. Por ejemplo, si fue por una salida voluntaria (y al salir le cayó encima la Ley del Castigo), entonces requerirá que un familiar inmediato le pida la residencia y luego, cuando exista un cupo de visa disponible, gestione un perdón 601 para hacer el trámite consular, recibir una visa de inmigrante y volver al país”, agregó.

En este caso, Estéfano, el hijo del deportado que tiene 24 años puede iniciar el trámite y pedir la green card de su padre para traerlo de regreso (por medio del formulario I-130).

Pero “en caso de que la deportación haya sido por medio de un juez o por haber cometido un crimen, el procedimiento es otro”, señaló Hernández. “Debe llenar y someter un perdón por medio del Formulario I-212 (Solicitud de Ingreso a EEUU después de haber sido deportado o expulsado),seguir el proceso consular y que le aprueben la petición. Eso puede llevar tiempo”, advierte.

Entre las exigencias para que le aprueben el perdón, se cuenta que el inmigrante debe cumplir con los requisitos de admisibilidad a Estados Unidos. Los crímenes graves lo pueden descalificar inmediatamente.

“Ahora es más difícil”

“Lo primero es cumplir con el tiempo del castigo”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida. “Y después armarse de paciencia, porque ahora es más difícil gestionar y conseguir la aprobación del perdón para volver a Estados Unidos”.

“Son más rigurosos que antes, revisan más la documentación presentada y se toman su tiempo”,añade.

En cuanto a los inmigrantes que fueron deportado, regresaron sin permiso, los volvieron a detener y los deportaron por segunda vez, “no podrán volver en 20 años”, advierte Guerrero. “Pero su lo vuelven a hacer o los deportaron la primera vez por un crimen grave, serán nuevamente deportados y serán castigados de por vida”.

Cabe señalar, además, que los extranjeros deportados no pueden solicitar una (nueva) visa de inmigrante, de no inmigrante, ajuste de estatus o cualquier otro beneficio migratorio hasta no cumplir primero el castigo de los 3 o los 10 años.

Una vez cumplidas todas las restricciones legales, “y concedido el perdón, entonces el extranjero puede regresar al país”, indicó.

El perdón I-212

Para pedir el perdón I-212 (si la deportación fue por haber cometido un crimen, excepto ciertas faltas de carácter moral), el deportado deberá presentar al consulado estadounidense copias de la documentación relacionada con el proceso deportación, incluidas la orden de expulsión.

Requerirá además entregar evidencia de su relación con cualquier familiar listado en su solicitud. Además, si su familiar es un ciudadano estadounidense, usted debe presentar prueba de su ciudadanía estadounidense. Si no es un ciudadano estadounidense, debe proporcionar:

  • El nombre completo de su familiar;
  • Fecha de nacimiento;
  • Lugar de nacimiento;
  • Lugar de admisión o entrada en Estados Unidos;
  • Actual estatus migratorio;
  • Estatus migratorio al momento de la entrada, y
  • Número de Alien (A), si lo conoce.

Además, deberá proporcionar evidencia relacionada con su inadmisibilidad bajo la sección 212(a)(9)(c) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) (si corresponde), incluida:
Su deportación de Estados Unidos;

  • La fecha que entró o intentó reingresar a Estados Unidos sin ser admitido o recibir permiso de ingreso;
  • La fecha de su última salida de Estados Unidos.

Además, necesitará presentar evidencia de su ausencia de Estados Unidos por 10 años desde su última salida, incluido:

  • Copias de los sellos de entrada/salida de países extranjeros en su pasaporte;
  • Recibos para, o copias de, boletos de avión;
  • Registro de su residencia en el extranjero;
  • Facturas de utilidades en su nombre de la residencia en el extranjero;
  • Registros de empleo de su trabajo extranjero, y
  • Cualquier otra evidencia relevante.

El costo del trámite de un perdón I-212 es de $930.

El perdón I-601

Para poder obtener un perdón I-601, el deportado requiere demostrar ser el cónyuge o hijo de un ciudadano o residente legal permanente.

Pueden ser descalificados aquellos que han cometido faltas de carácter moral tal como consumo o tráfico de drogas, prostitución, dos o más faltas (siempre que no sea manejar peligrosamente bajo la influencia de drogas o alcohol) o asalto.

Expertos en inmigración recomiendan que, en caso de duda, busque consejo legal antes de iniciar un proceso para obtener el perdón. También señalan que, en ciertas faltas, puede haber un proceso de rehabilitación que califique al extranjero para un perdón y que no constituye un peligro para la seguridad o la salud pública de Estados Unidos.

Ahora bien, en caso de que el solicitante del perdón cause a un familiar inmediato, ciudadano o residente legal permanente, un daño extremo, o sea una amenaza para la seguridad de ellos, el perdón no es aprobado.

Los abogados advierten, sin embargo, que el gobierno negará cualquier solicitud de perdón en caso de un delito grave denominado de dureza excepcional.

El costo del trámite de un perdón I-601 es de $930.

Fuente Univision Noticias

¿Cuál será el impacto del anunciado cierre de las oficinas de USCIS en el extranjero?

¿Cuál será el impacto del anunciado cierre de las oficinas de USCIS en el extranjero?

A activistas y abogados de inmigración como Nada Sater les preocupa que la administración de Trump esté «creando una catástrofe más grande» si sigue adelante con sus planes de cerrar permanentemente casi dos docenas de oficinas de campo de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) en todo el mundo.

«Esto afectará a los refugiados, a los militares que solicitan la ciudadanía, al programa de reunificación familiar», dijo a NBC News Sater, una abogada de inmigración con sede en Miami.

La agencia de inmigración dijo el martes que estaba en «discusiones preliminares» para trasladar las cargas de trabajo de oficinas internacionales a oficinas en Estados Unidos, dijo la portavoz de la agencia Jessica Collins en un comunicado.

Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración, que forman parte del Departamento de Seguridad Nacional, actualmente operan 23 oficinas internacionales en América Latina, Europa y Asia.

Estas oficinas generalmente manejan solicitudes de visa familiar, adopciones internacionales y otras tareas, como ayudar a los ciudadanos estadounidenses que desean traer a parientes no ciudadanos a EEUU, procesar solicitudes de refugio y habilitar solicitudes de ciudadanía en el extranjero, según el sitio web de la agencia.

Las oficinas internacionales también pueden procesar las naturalizaciones de los miembros del servicio militar estadounidense que aún no son ciudadanos. Los oficiales de USCIS en el extranjero también buscan fraude en las solicitudes de visa y brindan asesoramiento técnico sobre inmigración a otros funcionarios del gobierno.

Los funcionarios de la agencia afirman que el cierre de las oficinas de campo internacionales ahorraría millones de dólares cada año.

Enrique Gutiérrez y John Santos, directores de medios del Comité Nacional Demócrata, rechazaron esa afirmación. «La explicación del gobierno de que la medida es un esfuerzo para recortar los gastos del gobierno no se sostiene, ya que los fondos de USCIS provienen principalmente de las tarifas pagadas por las personas que utilizan sus servicios», dijeron en una declaración.

USCIS planea trasladar los servicios internacionales a las oficinas de la agencia en EEUU y a consulados y embajadas estadounidenses en el extranjero.

A partir del 11 de marzo, a quienes pidan extender una visa o un cambio de estatus, les tomarán las huellas

A partir del 11 de marzo, a quienes pidan extender una visa o un cambio de estatus, les tomarán las huellas

Abogados de inmigración consultados por Univision Noticias indicaron que el nuevo requisito “puede poner en situación de riesgo” a aquellos inmigrantes que hayan cometido una falta o tengan antecedentes criminales.

Los extranjeros que entran legalmente al país y pidan una extensión del tiempo de estadía de sus visas o ajusten sus estados migratorios, deberán cumplir con un nuevo requisito a partir del 11 de marzo: les tomarán las huellas digitales.

Abogados de inmigración consultados por Univision Noticias indicaron que el nuevo requisito “puede poner en situación de riesgo” a aquellos inmigrantes que hayan cometido una falta o tengan antecedentes criminales, porque pueden perder sus visas, sus derechos de permanencia y ser deportados de Estados Unidos.

La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) dijo que la medida afectará a todos aquellos extranjeros que presenten una solicitud de extensión o cambio de estatus de no inmigrante, el que se lleva a cabo por medio del Formulario I-539.

Nueva solicitud

La USCIS advierte que el Formulario I-539 deberá ser la nueva versión y que las versiones anteriores no serán válidas.

“Hemos revisado el Formulario I-539, Solicitud para Extender/Cambiar Estatus de No Inmigrante, y publicaremos la versión revisada en nuestro sitio web el 11 de marzo de 2019”, detalló la agencia federal.

Agrega que “a partir del 11 de marzo de 2019 solo aceptaremos la versión revisada del Formulario I-539 con fecha de edición de 02/04/19. Rechazaremos cualquier Formulario I-539 con fecha de edición 12/23/16 o anterior que sea recibido por USCIS después del 8 de marzo”, precisó.

El 11 de marzo la USCIS también publicará un nuevo Formulario I-539A, para Información Suplementaria en caso de tramitar una extensión del plazo de estadía o un cambio de estatus.

Requisito obligatorio

Cualquier extranjero que entra a Estados Unidos con una visa de no inmigrante y tramite una extensión del plazo de estadía o cambie su estatus, deberá llevar el nuevo Formulario I-539 y acudir a una cita para que le tomen las huellas digitales”, dijo José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida.

“Antes se llevaba un formulario similar, pero no existía la obligación de entregar las huellas”, agregó. “El gobierno ha dicho que lo hace por razones de seguridad y está en todo su derecho hacerlo”.

Guerrero advirtió que, con este nuevo requisito, “cada persona que llene un Formulario I-539, deberá adjuntar un pago de $85 dólares, que es el costo de la toma y procesamiento de las huellas digitales”.

¿Aumentarán las demoras?

“Se trata de una etapa adicional en el proceso de pedir una extensión del plazo de estadía o un cambio de estatus y eso puede significar que haya demoras”, dijo Jaime Barrón, un abogado de inmigración que ejerce en Dallas, Texas.

Agregó que “se trata también de un paso burocrático que en lo personal no es necesario, porque el gobierno ya tiene la información del extranjero cuando gestionó su visa para entrar legalmente al país”.

Agregó que los principales afectados por este nuevo requisito serán los portadores de visas tipo B1/B2, para extranjeros que viajan con propósitos de turismo o negocios, y estudiantes.

Si tiene antecedentes

Barrón dijo que “el derecho de tener una visa para entrar a Estados Unidos es un privilegio. Pero si comete un delito o tiene antecedentes criminales después de haber recibido la visa y pedirá una extensión del plazo de estadía o un cambio de estatus, antes de llenar y enviar el Formulario I-539 consulte con un abogado para que revise su caso.

“Una falta que lo convierta en inadmisible puede hacer que lo arresten, le anulen la visa, lo presenten ante un juez de inmigración quien decidirá su futuro en el país, o simplemente lo expulsen”, añadió.

“Hay faltas que lo convierten en inadmisible y en algunos casos le niegan la entrada de por vida a Estados Unidos”, precisó Barrón.

La USCIS explicó que cada solicitante de una extensión de visa o un cambio de estatus a través del Formulario I-539, así como el cosolicitante, sin importar su edad, “recibirá una notificación de cita de servicios biométricos, que contendrá su número de recibo individual”.

“La cita de servicios biométricos estará programada en el Centro de Asistencia en Solicitudes (ASC, por sus siglas en inglés) más cercano a la dirección del solicitante principal”, agregó.

Dijo además que los cosolicitantes “que deseen que programemos su cita en un ASC diferente, deberán presentar un Formulario I-539 por separado”.

Advirtió que “rechazará cualquier Formulario I-539 que le falte cualquiera de las firmas o la tarifa de servicio biométrico requeridas, incluidas aquellas para el Formulario I-539ª”.

Admisiones en el 2017

Durante el año fiscal 2017, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) registró 181,100,000 de admisiones, frente a las 178,700,000 en el año fiscal 2016.

El ministerio advierte que se trata de admisiones, y que una persona puede haber ingresado más de una vez al país en ese per 
Iodo de tiempo.

De las admisiones por razones de negocios, en el 2017 fueron registradas 8,456,038. De ellas, 5,301,451 corresponden a ingresos con visa tipo B1 y 3,152,656 bajo el amparo del Programa Waiver, extranjeros que ingresan sin la necesidad de una visa.

De las admisiones de estudiantes con visa tipo F, el DHS registró 1,940,171 admisiones en el año fiscal 2017.

Otras categorías de visas de no-inmigrante:

  • Visas H-2A: 412,820
  • Visa NAFTA: 741,899
  • Visas F-1: 1,845,739
  • Visas B-2 (turismo): 41,117,760

Cortesía Univisión


Miami entre las ciudades donde peor se manejan los procesos de solicitudes de ciudadanía estadounidense

Miami entre las ciudades donde peor se manejan los procesos de solicitudes de ciudadanía estadounidense

Las tres oficinas del USCIS que manejan las solicitudes de ciudadanía de manera menos eficiente se encuentran en St. Paul, Miami y Houston.
Las áreas metropolitanas de Nueva York, Los Ángeles y Miami tienen entre 4 y 5 oficinas de procesamiento, algunos estados (como Illinois y Colorado) tienen solo una oficina para atender todas sus ciudades.
El análisis «Las mejores (y peores) ciudades para inmigrantes que buscan la ciudadanía estadounidense», de la organización especializada en inmigración Boundless, mostró que Fresno, ubicada en el centro de California, ocupa la segunda tasa más baja en todo el país con respecto a los trámites de ciudadanía.
En 2017, Fresno tenía alrededor de 54.000 inmigrantes elegibles para convertirse en ciudadanos naturalizados, pero de ellos solo el 4,8% optó por naturalizarse.
Dallas, en Texas, encabeza la lista de las ciudades con menos inmigrantes elegibles que iniciaron el proceso de naturalización en 2017.
Allí, unos 257.000 inmigrantes cumplen con los requisitos para naturalizarse y solo 11.597 (4,5 %) realizaron la solicitud.
La tercera urbe es Phoenix, donde solo el 5,5 % de los inmigrantes elegibles optó por conseguir la ciudadanía.
El análisis, publicado ayer en The Hill, reveló que las barreras para que los inmigrantes puedan hacerse ciudadanos están aumentando, entre ellas el tiempo de procesamiento promedio nacional para una solicitud de ciudadanía, que en los últimos dos años ha aumentado en más de 10 meses.
Xiao Wang, director y cofundador de Boundless Immigration, que tiene sede en Seattle, dijo hoy a Efe que está claro que el sistema de inmigración legal se está volviendo mucho menos eficiente.
«Los datos no mienten: los atrasos son cada vez más largos y las tasas de negación aumentan. Esto debería preocupar a cualquier persona que quiera ver a los inmigrantes totalmente integrados en la sociedad estadounidense «, expuso Wang.
De acuerdo a estudio, las tres oficinas del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) que manejan las solicitudes de ciudadanía de manera menos eficiente se encuentran en St. Paul, Minnesota, con un tiempo máximo de espera en la oficina de casi 2 años; Miami, Florida, y Houston, Texas.
El reporte advierte que parte de los retrasos se debe a la falta de oficinas de USCIS en áreas con amplia población elegible.
Mientras que las áreas metropolitanas de Nueva York, Los Ángeles y Miami tienen entre 4 y 5 oficinas de procesamiento, algunos estados (como Illinois y Colorado) tienen solo una oficina para atender todas sus ciudades.
Algunas zonas con una considerable población elegible para la ciudadanía, como Bakersfield (California), a una hora de Fresno y con una gran afluencia de inmigrantes que trabajan en el campo, no tienen ninguna oficina local.
Aunque no fueron analizadas a fondo, la investigación encontró que en las oficinas de USCIS de Orlando (FL), Imperial (CA), Omaha (NE) y Fort Myers (FL), los rechazos de solicitudes doblaron el promedio nacional.
«Lo que esperamos con este informe es iluminar los datos y las disparidades, y alentar las conversaciones a nivel local, entre organizaciones y entidades gubernamentales para comprender mejor el porqué de los datos», advirtió Wang. EFEUSA

Juez falla a favor de darle una segunda oportunidad a miles de solicitudes de asilo que vencieron

Juez falla a favor de darle una segunda oportunidad a miles de solicitudes de asilo que vencieron

Miles de inmigrantes que llegaron a Estados Unidos en busca de protección, tuvieron contacto con agentes del servicio de inmigración y no les informaron que solo tenían un año para presentar una solicitud de asilo, tendrán una nueva oportunidad.
Una corte de distrito de Seattle, Washington, falló el jueves en una demanda colectiva presentada por grupos que defienden los derechos de los inmigrantes que argumentaron temor si son devueltos a sus países de origen.
Durante el proceso, el juez Ricardo S. Martínez descubrió que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) rutinariamente no notifica la fecha límite para que un extranjero que busca la protección del gobierno presente una solicitud de asilo.
En numerosos casos, cuando un inmigrante llega a la frontera, es entrevistado por funcionarios de la Patrulla Fronteriza (CBP) o de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) y demuestra un temor creíble si es regresado a su país de origen, es liberado en espera de comparecer ante un juez de inmigración. Pero durante este proceso no se le informa que tiene un año pasa presentar una solicitud de asilo, argumentó la demanda. Atasco en las cortes A finales de enero las cortes de inmigración tenían acumulados más de 700,000 casos y en promedio las esperas para una primera audiencia bordeaban 2.5 años.
La ley de asilo señala que el individuo tiene un plazo de un año para presentar el requerimiento al gobierno contado a partir de la fecha de ingreso al país.
Debido a la acumulación de casos y las demoras en los tribunales de inmigración, muchos inmigrantes descubren tarde el requisito. Cuando envían el formulario, el gobierno les notifica que los casos son rechazados por haber sido recibido la documentación más allá del plazo estipulado por ley.

Responsabilidad del DHS

“Lo que quiere decir el fallo es que las personas que están intentando aplicar para asilo, ya no tienen obstáculos para someter sus aplicaciones si ha pasado más de un año”, dijo a Univision Noticias Matt Adams, director del departamento legal del Proyecto para los Derechos de los Inmigrantes del Noroeste, en Seattle ( Northwest Immigrant Rights Project -NIRP-), una de las organizaciones que presentó la demanda.
Adams agregó que, “hasta antes del dictamen el gobierno podía hacerlo, pero ahora un tribunal ha señalado que el gobierno tiene la responsabilidad y la obligación de decirle al inmigrante que libera después de la entrevista de miedo creíble que si o si, tiene que presentar una solicitud de asilo en el término de un año”.
La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), agencia federal encargada de tramitar las solicitudes de asilo que opera bajo el mando del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), dijo que no hacía comentarios porque el litigio se encontraba pendiente.
“Muchas de las citas que reciben los inmigrantes para que vean a un juez de inmigración ocurren después de un año que han entrado al país. Y cuando eso sucede, los jueces les dicen a las personas que no califican para obtener asilo porque pasó más de un año. Y que era su responsabilidad enterarse. Pero el juez Martínez ha dicho que no, que el gobierno sí tiene responsabilidad de avisar al inmigrante que tiene un año para presentar la solicitud de asilo. Y que tiene que hacerlo”, dijo Adams.

El dictamen no tiene fecha que señale a partir de cuándo cubre y a cuántos beneficia. “Como no lo dice, todas las personas que en estos momentos no podían pedir asilo porque ya había pasado un año desde que llegaron a Estados Unidos, pueden presentar la solicitud al USCIS”, apuntó Adams.
A la pregunta si el fallo beneficia a aquellos inmigrantes que fueron deportados porque no cumplieron con el plazo de un año pasa pedir asilo, el director señaló que “será difícil que ellos puedan beneficiarse, porque el gobierno argumentará que cuando estuvieron en Estados Unidos no utilizaron el recurso de apelación”.
Adams estimó que el silencio del gobierno en notificar claramente que los inmigrantes tenían un año para pedir asilo, “sin duda puede considerarse en un entorpecimiento al debido proceso migratorio”.

Plazo para corregir

En el dictamen, Martínez ordenó al DHS que, en el término de 90 días, sus agentes comenzaran a notificar a los inmigrantes que detiene y libera pendientes de su caso de inmigración, sobre el plazo de un año para pedir asilo.
También ordenó darle a los que perdieron ese plazo otro año para presentar sus peticiones de asilo.
El gobierno argumentó en la corte que en sus páginas web las agencias correspondientes han publicado materiales que informan a los solicitantes de asilo sobre la fecha límite.
También señalaron que la ley federal no exige que los agentes de inmigración avisen directamente a los solicitantes de asilo que tienen un año de plazo para que presenten las solicitudes de asilo (Formulario I-589, solicitud de asilo y suspensión de remoción).
El juez Martínez argumentó que, debido al trauma y el estrés soportado por muchos solicitantes de asilo, además de la falta de asesoría legal y desconocimiento de las leyes, los avisos del gobierno no son lo suficientemente buenos.
“Es muy importante saber que, de ahora en adelante, proveer esta información es una responsabilidad del gobierno”, dijo Adams.
Cada uno de los caminos para lograrlo tiene un proceso complicado y requisitos difíciles cuyo incumplimiento lleva a un pleno rechazo de la solicitud por parte del gobierno. Y muchas de estas solicitudes son desestimadas porque no cumplen con uno de los motivos que motivó la huida, agrega.