El Departamento del Tesoro de Estados Unidos advirtió el miércoles a la banca internacional que se mantenga alerta ante los intentos de altos funcionarios del gobierno de Venezuela por usar el sistema financiero internacional para transferir y ocultar fondos obtenidos a través de la corrupción.
La advertencia, emitida por la Red de Control de Crímenes Financieros de Estados Unidos (FinCEN), describe un número de operaciones a las que las instituciones financieras deben mantenerse atentas y que deben ser reportadas ya que podrían ser indicativas de operaciones de lavado o de corrupción.

“En los últimos años, las instituciones financieras han reportado al FinCEN sus sospechas con relación a muchas transacciones que se cree que están relacionadas con la corrupción del sector público de Venezuela, incluyendo contratos gubernamentales”, dijo el director interino del FinCEN, Jamal El-Hindi, en un comunicado.

La advertencia solicita a la banca que se mantenga atenta a las operaciones vinculadas con una lista de empresas estatales venezolanas, incluyendo el Centro Nacional de Comercio Exterior (CENCOEX), Suministros Venezolanos Industriales, CA (SUVINCA), el Banco de Comercio Exterior (BANCOEX), la Compañía Nacional de Teléfonos (CANTV), la Corporación Eléctrica Nacional (CORPELEC), y el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela, (BANDES).
También advirtió sobre los riesgos vinculados con las operaciones cambiarias en Venezuela, señalando que el sistema de controles vigente se han convertido en instrumento que fomenta la corrupción gubernamental.

Aun cuando no todas las transacciones vinculadas con Venezuela involucran corrupción, y en especial ahora que el país atraviesa por un período de gran volatilidad, las instituciones financieras deben seguir atentas y ayudar a identificar y detener el flujo de fondos de la corrupción y contribuir en la lucha contra el lavado de dinero y otras actividades financieras ilícitas, agregó El-Hindi.

El FinCEN señaló que la advertencia debe ser compartida con los departamentos legales de las instituciones financieras, así como las unidades de banca privada, los oficiales de riesgo, las unidades de análisis y con los analistas de sanciones.
En especial, las autoridades solicitan a la banca que revisen minuciosamente toda transacción relacionada con empresas estatales venezolanas, particularmente aquellas que involucran contratos estatales, dado que ese tipo de operaciones “pueden ser usadas como vehículos para transferir, lavar y esconder fondos malversados y de la corrupción”.
Las empresas estatales, así como sus funcionarios, “pueden tratar de usar el sistema financiero para trasladar” fondos de la corrupción, señaló.
El Nuevo Herald