El fútbol venezolano tiene entre sus asuntos pendientes el fichaje de un jugador por un equipo importante de Europa. Ni Juan Arango a pesar de su gran labor lo pudo lograr.
Pero esa tendencia se rompió.
Tomás Rincón fichó por la Juventus de Turín, luego de que el club transalpino colocó una oferta sobre la mesa del Genoa que fue difícil de rechazar.
De acuerdo con La Gazzeta dello Sport, La Vechia Signiora puso diez millones de euros para hacerse con los servicios del venezolano, repartidos en dos millones durante el mercado de pases de invierno para concretar la cesión del volante tachirense, y ocho más en junio, para concretar su incorporación al conjunto turinés.
Rincón llega a la Juventus con la misión de ser un complemento en la mitad del campo, para paliar la plaga de lesiones del alemán Sami Khedira, más las ausencias por la Copa Africana de Naciones del ghanés Kwadwo Asamoah y el gabonés Mario Lemina, que dejarían solo al bosnio Miralem Pijanic como alternativa principal en la zona para el técnico Massimiliano Alliegri.
En Italia dan por hecho el traspaso, y aunque aún no ha firmado y se trata de una broma por ser hoy el Día de los Inocentes, su llegada real al club blanquinegro es casi un hecho: un venezolano está a punto de jugar con un grande de Europa, y en los octavos de final de la Liga de Campeones en febrero.