La diáspora venezolana en Miami exigirá este miércoles al gobernante Nicolás Maduro en un cabildo abierto que entregue el poder tras asumir la presidencia por segunda vez el 10 de enero pasado y respaldará la hoja de ruta de la Asamblea Nacional hacia un gobierno de transición.

El acto se llevará a cabo el 23 de enero frente a la Alcaldía de Doral en el Downtown Doral Park, 8395 NW 53rd St. a las 5 p.m. y se espera la participación de los representantes y afiliados de unas 20 organizaciones de venezolanos del sur de Florida, miembros de partidos políticos y de artistas.

Los venezolanos se unen así a la convocatoria mundial que están realizando organizaciones en 120 ciudades incluyendo a varias de Estados Unidos, China, Alemania, Finlandia, Hungría, Líbano, Polonia y Tailandia, entre otros países.

Óscar López, miembro del Partido Primero Justicia y dirigente político en el exilio, dijo que el evento reviste importancia porque es una manifestación de respaldo a la Asamblea Nacional y su agenda de tres puntos: declarar la usurpación del poder, condenarla y trazar una ruta hacia la transición a un gobierno legítimo en Venezuela.

Para ello se requiere apoyo de la comunidad internacional que ya lo tiene y más participación de todos los venezolanos y sectores de la sociedad civil y para ello se está utilizando la figura de los cabildos abiertos que tienen carácter vinculante, de acuerdo con el activista.

“En razón de esto se están haciendo cabildos en toda Venezuela y pidieron que para este 23 de enero, fecha significativa porque se conmemora la caída de la última dictadura formal de Venezuela, se lleven a cabo también en el exterior para apoyar la condena a la usurpación del poder del dictador Maduro y respaldar la ruta hacia la transición”, dijo López a el Nuevo Herald.

La dictadura del general Marcos Pérez Jiménez (1952-1957) finalizó el 23 de enero de 1958.

López explicó que una vez que se logre la transición se espera convocar a elecciones libres y que los venezolanos puedan “retomar lo que es la vida democrática y republicana”.

Los venezolanos protestaron el pasado 10 de enero en varios países cuando Maduro se juramentó para un periodo de seis años, lo que generó también rechazo en la comunidad internacional.

El presidente de Venezolanos-Estadounidenses Independientes (IVAC), Ernesto Ackerman, resaltó que los dirigentes políticos, las organizaciones y los venezolanos en general están muy motivados a participar en el evento.

Motivación que consideró importante en momentos en que se requiere un gran apoyo a las acciones de la Asamblea Nacional encaminadas a desalojar a Maduro del poder.

“Por primera vez en mucho tiempo el venezolano como que ha recuperado el interés por salir de esa dictadura. Tenemos un incentivo para salir de la dictadura”, expresó.

Pero Ackerman advirtió que se debe evitar crear falsas expectativas en torno a lo que pudiera suceder el 23 de enero y los venezolanos tienen que comprender que hay una ruta a seguir.

“No crear falsas expectativas, debemos seguir empujando este despertar de los venezolanos dentro y fuera (del país) y aprovechar el apoyo de la comunidad internacional”, dijo.

El presidente de IVAC también aseguró que los venezolanos que decidieron irse de su nación quieren que sus compatriotas vivan en libertad y democracia “como lo vivimos nosotros en otros países”.

Ana Bartoncini, responsable operativo del partido Voluntad Popular para el sur de Florida, coincidió en señalar que las organizaciones políticas y civiles están convocando a este evento mundial para pedir el cese a la usurpación del poder, expresar apoyo a un futuro gobierno de transición y a elecciones organizada por un nuevo Consejo Nacional Electoral.

La activista informó que las personas que planean asistir al evento en la ciudad de Doral no deben llevar banderas con astas ni pancartas con palos y tampoco megáfonos.

Y como el estacionamiento es limitado se recomienda a las personas ir varias en un solo vehículo.