El venezolano de esta semana vivió entre 1807 y 1865, se llamaba Fermín Toro y fue el más excelso parlamentario de la república en el siglo XIX.

Fermín Toro destacó también como escritor, ensayista, docente y por sus estudios de idiomas, filosofía, geología y botánica.

Cuando el dictador José Tadeo Monagas asaltó el Congreso Nacional en 1848, y luego trato de obligar a Fermín Toro a que se reincorporara al Parlamento, este se negó con la histórica frase: “Díganle al general Monagas que mi cadaver lo podrán llevar, pero que Fermín Toro no se prostituye”.