Por Edgar J. Amado

Nadie tiene una bola de cristal para vaticinar cuando se acaba la pandemia en Latinoamérica pero lo que si podemos predecir es que la narcodictaura venezolana tiene sus días contados. La explosión social es inevitable porque a la pandemia se le suma condiciones previas como las económicas, políticas y sociales que ya existían antes que llegara el virus chino.


La crisis humanitaria hará que la dictadura salga por explosión social, con un movimiento de adentro hacia afuera que ocasionará la participación de la comunidad internacional democrática dando lugar a cualquiera de estas acciones: gobierno de transición, gobierno de emergencia, el TIAR, o alguien que desee cobrar el precio que el Departamento de Justicia de los EEUU tiene sobre la cabeza del narcodictador y de su entorno de narcotraficantes.