Alexis Ortiz / Crónicas desde Miami / VENEZUELA: LA HORA DE LA AUTOCRITICA / Especial para «elNuevo Herald» de Miami…

        Acabamos de culminar un proceso electoral con un resultado previsible: altísima abstención, la narcodictadura con 10% menos de los votos que los sectores democráticos logró 20 gobernaciones y la Alcaldía de Caracas y, lo más deprimente, ahora puede fingirse ganadora.

          Venezolanos estimables llamaron la atención sobre la necesidad de no participar en ese proceso ilegal, fraudulento e inconducente, entre otros, el propio presidente Juan Guaidó y Henrique Salas Romer, Gustavo Tarre, Horacio Medina, María Corina Machado, Andrés Velázquez, Antonio Ledezma…

          Otros, también respetables, por razones que nos cuesta comprender, decidieron participar con todas las desventajas en la desafortunada contienda.

          No es hora de cruzar acusaciones ni buscar chivos expiatorios. Ya el mal está hecho y lo que se impone para todos, políticos y antipolíticos, partidos y sociedad civil, es el coraje de una autocrítica sincera, serena y sensata. Lo que permite entender qué pasó, cómo salir del atolladero y facilitar la emergencia de nuevos liderazgos.

          Dos pueden ser los compromisos que debemos asumir:

          Defender la constitucionalidad representada en el gobierno legítimo de Juan Guaidó e, independientemente de nuestras simpatías o reclamos con respecto a él, trabajar para la salida legal: unas elecciones presidenciales confiables que lleven a los ciudadanos a resolver quién va a dirigirlos.

          Promover una masiva discusión programática, con y dentro del pueblo, para que la competencia de ideas y meritocrática, ajenas a los cálculos sectarios y ambiciones electorales, favorezca la unidad de los sectores democráticos y la aparición de nuevos dirigentes.

          Todos, venezolanos agobiados en nuestro territorio o aventados a la diáspora, debemos participar en tal multitudinario debate programático. La gente en su totalidad debe encontrar las soluciones de los problemas.

          Esto puede parecer iluso, impráctico, pero la verdad es que la acción de “astutos, pragmáticos y realistas”, nos condujo al actual laberinto.

[email protected]   @alexisortizb   www.alexisortiz.com