Por Alexis Ortiz / Articulo publicado en «elNuevo Herald» de Miami / 21 enero 2022

Los adversarios del G-4 (los 4 principales partidos venezolanos), suelen quejarse, no sin razón, de que el cuarteto les impone su agenda a los demás. Pero ahora ocurre que cuando ellos pueden imponer la suya, sin consulta ni diálogo, hacen algo parecido.

Ante esta constatación son necesarias algunas consideraciones:

La narcodictadura castrochavista lleva más de dos décadas en el poder con los resultados ruinosos ya conocidos, por la corrupcion, la represión, la bonanza petrolera (hoy precarizada por ellos), el apoyo de dictaduras como las de Cuba, Rusia, China, Irán, Turquía, Bolivia, Nicaragua, el narcotráfico, el fundamentalismo musulmán, los bandidos de la minería ilegal y los grupos de Sao Paulo y Puebla.
Pero también se explica nuestra tragedia por el cúmulo de errores que hemos cometido. No los voy a enumerar para evitar regodeos en la autoflagelación. Y nuestros aciertos fueron posibles por el entendimiento, el consenso, la unidad de los sectores democráticos.

Hoy ese consenso, ante las señales de extravío del castrochavismo, es más obligatorio que nunca. Hay varias proposiciones en el escenario democrático criollo que deben ser discutidas con los demás, evaluadas suficientemente, aceptadas por todos (o casi todos), es decir consensuadas.

El Referendo Revocatorio, la elección de un candidato presidencial democrático, la Asamblea Constituyente, la elección de un líder del sector democrático, la promoción de elecciones generales confiables, la negociación, son entre otras, propuestas interesantes y respetables. No necesariamente contradictorias.
Pero hay que discutirlas con solidaridad y transparencia. Sin trucos ni posiciones adelantadas. Con la voluntad de llegar a acuerdos. Porque si el pueblo democrático en su conjunto no asume una sola estrategia unitaria, será muy cuesta arriba derrotar a esos viciosos del poder absoluto y perpetuo que son los castrochavistas.

Es así, vamos a dialogar fraternalmente entre nosotros y buscar el consenso.

[email protected] @alexisortizb www.alexisortiz.com