Venezuela tiene ya años sin gobierno, el presidente de facto y sus ministros solo se ocupan de robar politiquear y, a través de los cubanos, cuidar la seguridad del régimen, persiguiendo a todo el que ose oponerse, incluyendo la terrible persecución a la que han sometido al estamento militar.

El gobierno ha hecho total dejación de sus funciones, hace años, las cárceles, ante su total incompetencia para controlarlas, se las entregaron a los pranes.

Las fronteras están en manos de las diversas facciones de la narco guerrilla colombiana y la presencia militar venezolana solo se siente por, el contrabando que realizan o del matraqueo a los venezolanos que intentan emigrar y a los que les quitan todo lo de valor que lleven.

La explotación del arco minero, que destruye para siempre el ecosistema, causando quizás el mayor crimen ecológico de la humanidad, se le ha entregado al control de él ELN, que además cobra por sus servicios de protección.

Los servicios públicos desde hace años totalmente abandonados y los funcionarios públicos, de cualquier nivel, sin ninguna moral para ejercer sus funciones y sin supervisión alguna de sus superiores solo se ocupan de robar lo que pueden, asistir a los mítines de Maduro o Diosdado (¿desde cuándo por ejemplo el o la ministro o ministra de sanidad no visita un hospital?, ¿por cierto quien será ese ministro o ministra alguien lo sabe?).

Por su parte la salud pública en total estado de descomposición y en manos de médicos y enfermeras en medio de inmensos sacrificios personales que sin recurso alguno luchan por mantener un mínimo de servicios.

Como consecuencia, un país fallido en medio de un caos generalizado, y lo peor de todo, sin esperanzas.

¿Qué ha cambiado entonces en Venezuela en los últimos días?

Ante esa situación solo estaba el vacío, una oposición totalmente dividida y desprestigiada, sin lideres creíbles, y en donde la desinformación del G2 cubano había logrado destruir, en la mayoría de los casos con calumnias, el prestigio de sus lideres a los que primero perseguían, encarcelaban o los obligaban a huir del país y después destruían moralmente con campañas infames.

En definitiva, la gente solo tenia desesperanza y el único camino era huir del país.

¿Qué ha cambiado? muy simple a partir del 5 de enero existe una referencia enfrente al gobierno y renace la esperanza, así mismo los países que antes no tenían un interlocutor creíble ahora lo tiene.

Ortega y Gasset dijeron que el hombre era él y sus circunstancias; Guaidó es quizás el mejor ejemplo de eso, estuvo en el lugar adecuado en el momento adecuado y en días ha recuperado la confianza de todo un pueblo y yo diría que incluso de todo el mundo y hoy tenemos de nuevo esperanzas de un futuro mejor para Venezuela.

Share This